Sus resultados de búsqueda

Tipos de suelo

by Cemar en 2 agosto, 2018
Tipos de suelo
Comments:0

A continuación, mostramos los suelos más utilizados y sus principales características para que elegir el mejor para nueva casa o para hacer una reforma.

  • Suelo cerámico.

Está formado por baldosas de pasta roja o blanca, con una capa superior de esmalte con arcilla que les aporta el brillo y color deseados. En el mercado se encuentra una gran variedad de modelos, acabados y precios, debido a que existen muchas calidades distintas. Si elegimos un producto cerámico de buena calidad, tendremos un suelo resistente, antideslizante y que no se raya, si bien un golpe muy fuerte podría partir o desconchar la baldosa, dejando a la vista la pasta que está bajo el esmalte.

Los suelos cerámicos son de fácil limpieza y mantenimiento, además de aportar una temperatura fresca que resulta muy agradable y contrarresta las altas temperaturas en zonas geográficas excesivamente cálidas.

Por todas estas razones, el baño y la cocina son las mejores estancias para utilizar este tipo de suelo.

Existe un suelo de cerámica seca, así llamado porque no necesita material adhesivo, simplemente se coloca sobre una estructura plástica que hace a la vez de unión inferior y de junta entre las propias baldosas. Este tipo de suelo es, por tanto, ideal para su uso en ferias donde se requiere un montaje rápido y efímero. No obstante, puesto que es un suelo con unas características muy específicas, su precio es mayor, lógicamente.

  • Suelo porcelánico.

También se compone de baldosas cerámicas, pero, en este caso, el proceso de producción es distinto, pues se realiza en una sola cocción. Los suelos porcelánicos son muy populares por su capacidad para imitar otro tipo de materiales como el mármol o la piedra, ya que son suelos duros, resistentes, con baja porosidad y, por tanto, con absorción mínima de líquidos.

Pueden distinguirse varios tipos de suelo porcelánico:

– Porcelánico esmaltado.

– Porcelánico técnico. En este tipo de suelo, tanto la base como la superficie de color se obtienen durante el proceso de prensado; por este motivo, los diseños decorativos son más limitados.

– Porcelánico técnico pulido. Este suelo es sometido a una fase de pulido posterior. Esto deja el poro al aire, por lo que se obtiene un suelo permeable, que absorbe la humedad, de tal manera que pueden formarse manchas, además de hacer que el material sea más frágil.

– Porcelánico rectificado. Más que un tipo de suelo porcelánico en sí, es un proceso mecánico al que se someten las baldosas, mediante el cual se corta el bisel, lo que minimiza las juntas, obteniendo así la apariencia de un suelo continuo.

2 porcelanato

El suelo porcelánico es más caro que el cerámico, y además su coste se incrementa aún más porque necesita una cola especial para fijarlo.

Es idóneo para duchas de obra, por su baja porosidad, también para sitios con mucho tránsito, por su resistencia, así como para exteriores y terrazas, por su buena respuesta a cambios bruscos de temperatura.

  • Suelo de barro

Tiene la misma composición que los suelos anteriormente descritos, pero está cocido a baja temperatura y secado al aire libre. Existen suelos de barro con acabados esmaltados, o bien al natural (con tratamientos especiales).

Son ideales para exteriores como terrazas o jardines.

4 marmol
  • Suelo de piedra natural.

Arenisca, mármol, terracota, cuarcita, granito, laja… Son suelos altamente resistentes (incluso más que los cerámicos que tratan de asemejarse a ellos) y de belleza natural e inimitable, ya que no hay dos piedras iguales. Por ello, su precio es de los más elevados del mercado y su instalación también es costosa. Enfrían bastante el ambiente por lo que su uso es muy apropiado en zonas calurosas. Sin embargo, algunos requieren productos específicos para su limpieza o pulido, como en el caso del mármol.

  • Suelo de madera natural.

Es un suelo muy cálido y confortable, muy agradable al tacto, y además es un material aislante de la temperatura, tanto para el frío como para el calor. Al igual que la piedra, la madera es un material natural, por lo que ninguna pieza es idéntica a otra, lo que le atribuye esa belleza natural.

También es un material caro y necesita mantenimiento periódico (acuchillado), y aún más en zonas de mucho tránsito. Por último, es un material absorbente y, por esto, delicado en su limpieza.

5 madera
  • Suelo laminado.

Imita piedra o madera, y está compuesto por varios materiales distribuidos en capas. La capa superior es un material plástico, resistente y transparente (a veces con relieve para hacerlo más realista), y se sitúa encima de una capa de impresión del material a imitar. Es un suelo barato y fácil de instalar, ya que no necesita mantenimiento, aunque existen diferentes calidades en el mercado en función de su durabilidad.

  • Suelo de microcemento.

Este tipo de suelo presenta un acabado de estética industrial que imita el hormigón pulido, y es bastante económico, resistente y duradero, aunque se raya con facilidad y no se puede limpiar con productos abrasivos como lejía o ácidos. Su instalación es rápida, pero necesita unos días de secado.

  • Moquetas.

Son económicas y fáciles de instalar, incluso nosotros mismos podemos hacerlo. Son cálidas y agradables, y además aíslan térmica y acústicamente. Sin embargo, la moqueta es un material difícil de limpiar, y tiende a acumular polvo y suciedad, por lo que requiere un mantenimiento constante

9 Suelo-pvc
  • Suelo vinílico o sintético.

Con este tipo de suelo, podemos dar un toque de diseño original y diferente, por ejemplo, en habitaciones infantiles. Existe en el mercado una gran variedad de diseños y acabados, que además son muy económicos. Es un material poco resistente y se desgasta rápidamente (más aún en lugares con mucho uso), en cambio su limpieza es bastante sencilla.

  • Suelo de linóleo

Este suelo está hecho de materiales naturales prensados (aceite de linaza, piedra molida o madera triturada). Es, por tanto, un suelo biodegradable, que no resulta muy resistente al peso o a elementos punzantes, pero sí a los líquidos y a las manchas.

  • Suelo de resina epoxi

Repartiendo esta resina por encima del propio suelo, se consigue un efecto de color continuo y sin juntas, lo que hace que sea muy higiénico. Además, es auto nivelante, anti deslizante e impermeable.

Share

Comparar