Sus resultados de búsqueda

Tipos de calefacción

by Cemar en 3 diciembre, 2018
Tipos de calefacción
Comments:0

Se distinguen dos partes o elementos principales dentro de la calefacción: una es la fuente de energía, de donde se obtiene el calor, y la otra es el sistema de propagación o distribución del calor.

Como fuentes de energía tenemos:

1. Combustión.

Es el sistema más utilizado en la actualidad, aunque poco a poco las energías renovables se van abriendo paso. Se pueden utilizar distintos productos para la combustión: gas (propano, butano, …), gasoil, biomasa (leña, huesos de aceituna, …).

heat-3324056_960_720

2. Electricidad.

Esta fuente de energía es muy cómoda y limpia, puesto que la red eléctrica en España está muy desarrollada y no se genera ningún residuo de la transformación de electricidad en calor.  Sin embargo, la instalación eléctrica de la vivienda debe ser adecuada. La energía eléctrica se transforma en calor mediante resistencias que se encuentran dentro de cada calefactor. Se suele utilizar en zonas cálidas donde el uso de la calefacción es mínimo, o en viviendas o habitaciones con muy poco uso, ya que no se necesita instalación previa, pero el coste en electricidad puede ser muy elevado.

image_1_preview

3. Geotermia.

Se trata de una de las energías denominadas renovables. A cierta profundidad, entre 25 y 150 m, la temperatura de la Tierra comienza a ser estable, en torno a unos 10° C. De igual manera que ocurre con un frigorífico o un aparato de aire acondicionado, con la energía geotérmica se utiliza un fluido especial que permite el intercambio de energía, aportándola o quitándola en función de si se quiere calefacción o refrigeración. De esta forma, el intercambio energético no se ve afectado por la temperatura exterior, como sí sucede en el caso del aire acondicionado o del frigorífico anteriormente citados dado que, con la geotermia, el intercambio se produce en el subsuelo.

geotermia

4. Aerotermia.

También es una energía renovable. Funciona de (una) manera muy similar a la geotermia, solo que el intercambio de energía se produce con el aire del ambiente, y esa energía se acumula en unos recipientes con agua. Por lo tanto, la aerotermia es un sistema menos eficiente que la geotermia y, además, su eficiencia está condicionada por la temperatura exterior. Por otra parte, la instalación aerotérmica es mucho más económica puesto que no hay que hacer perforaciones ni canalizaciones a 100 m bajo tierra.

energía-aerotermia-confort-diagrama-zigurat-1

5. Energía Solar.

Otra energía renovable. De hecho, la pionera de las renovables. A través de unas placas especiales se absorbe la energía e, igual que en la aerotermia, se calienta una cierta cantidad de agua, y se acumula para su posterior uso.

Como sistemas de propagación podemos encontrar:

1. Radiadores.

A través de ellos circula un fluido (generalmente agua o aceite) a alta temperatura, que calienta el propio radiador y este, a su vez, el aire. Pueden estar conectados a una caldera principal o funcionar de manera independiente conectados individualmente a la red eléctrica.

2. Suelo radiante.

De igual modo que en los radiadores, un fluido circula por unas canalizaciones ocultas en el suelo (o incluso en las paredes), que ocupan casi toda la superficie. De este modo podríamos decir que es el propio suelo el que hace de radiador. También existe otro tipo de suelo radiante: el eléctrico, ya en desuso. En este caso, funciona con resistencias eléctricas instaladas bajo el suelo. Sin embargo, se observó que estas generaban campos eléctricos y una alta temperatura de funcionamiento, ambos efectos desaconsejables.

3. Bomba de calor.

Es un intercambiador de energía con el aire ambiente, como en la geotermia o la aerotermia, pero en este caso funciona mediante intercambio directo con una estancia, en vez de con un acumulador. Este sistema permite tanto enfriar como calentar pero le condiciona mucho de la temperatura exterior, llegando incluso a pararse por congelación si está trabajando en modo calor y la temperatura exterior está cercana a 0 °C.

4. Convección forzada.

En este sistema, un ventilador hace pasar el aire a través de una resistencia que lo calienta. Funciona mediante energía eléctrica, y calienta estancias no muy grandes con cierta rapidez, pero el ventilador genera un ambiente ruidoso.

Como hemos visto, existen muchos tipos de calefacción, pero no debemos descuidar el aislamiento de la vivienda, porque es mucho más importante que el sistema que elijamos a la hora de calentar nuestra casa. Esto se debe a que, al tener menos pérdidas de temperatura, el tiempo de funcionamiento de nuestro sistema, y por lo tanto nuestro coste energético, será mucho menor.

Share

Comparar